El carpintero

carpinteroEl carpintero, pese a tener años de experiencia, escucha a su cliente como si fuese su primer día de trabajo; realiza un presupuesto basándose en su experiencia y en cómo visualiza su cliente el pedido. Trabaja la madera como si fuese para el mismo, no se permite errores y realiza controles de calidad cada veinte minutos. Ya casi está, le quedan pocos minutos para terminar el pedido y poder irse a casa a descansar. Lleva desde las 7 de la mañana en el taller y sólo ha parado un rato para poder comer pero deja las herramientas, se sacude la ropa y cierra el taller. ¡Son las 5! Hoy toca entrenamiento y va a casa de su hijo porque allí le espera su nieto de 8 años y hay que llevarle al entrenamiento.

Muy bonito el relato, pero alguna vez te has planteado ser “carpintero” en el campo de fútbol?

Si no tienes tiempo de preparar el entrenamiento, si llegas justo y tus jugadores ya te están esperando, si no puedes comprometerte al 100%, si no puedes dedicarle todo el tiempo que necesitan esos jugadores y no alcanzas el mismo compromiso de los padres y/o abuelos, entonces no seas carpintero.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s