Alternativas

Cuando preparas un partido, ¿alternativaseres consciente de que difícilmente irá en el camino que estás pensando?

Cuando das algo por seguro, ¿estás realmente seguro?

¿Existe el 100% en el fútbol?

Si sabemos tanto de fútbol, ¿cómo es que no acertamos nunca el resultado del mismo?

 

En un partido gana quien mete más goles, hasta ahí estamos todos de acuerdo. Puedes ir ganando, empatando o perdiendo; lógica aplastante que rompe todo el diálogo deportivo pero, ¿Gestionas el ir ganando, perdiendo o empatando?

Vamos a profundizar un poco más porque seguramente habrá gente que diga, “yo si”. Muy bien, quitas al pivote defensivo para incorporar a otro delantero, me parece una buena gestión de pizarra, pero ¿realmente es una alternativa a tu juego?

Gestionar el juego es tener alternativas del mismo y eso hay que trabajarlo. Hay que tener un plan B, C o D según el momento de cada partido, semana, o competición. “Yo no tengo plan B, C o D porque creo firmemente en mi trabajo y filosofía”. Seguro que mucha gente responde así; no trato de cambiar totalmente la filosofía, trato de que seamos realistas ante lo que está pasando; no vamos a controlar plenamente el juego nunca a no ser que sea irreal, que tengas un potencial en tu equipo exageradamente superior a la de tu rival. Trato de explicar que los jugadores deben tener unos principios básicos de su modelo o filosofía de juego.

Vamos a dar un ejemplo muy sencillo: en los entrenamientos no vamos a trabajar el juego aéreo porque no vamos a realizar centros ni vamos a jugar directo en nuestro modelo de juego. Perfecto. Ahora vas a jugar fuera de casa, campo pequeño, el rival no juega en corto ni una sola pelota y los delanteros y línea de medios juega adelantada para obstaculizar tu inicio del juego. Tus jugadores de forma natural desplazan en largo y se encuentran en situación de uno contra dos defensores en todas las caídas perdiendo de esta manera la pelota con facilidad. ¿Tienes preparado un plan B, C? ¿O vas a dar instrucciones sobre la marcha, vas a explicar semanas de entrenamientos en cinco minutos de pizarra en el vestuario?

Estamos acostumbrados a trabajar sobre el éxito pero nunca sobre el fracaso de nuestras ideas.

Para mí tener alternativas de juego no es devaluar tu filosofía o modelo de juego, es una oportunidad de crecimiento.

Imagínate a tu equipo con un modelo de juego muy claro y definido (A). De una manera surrealista vamos a imaginar que con el modelo de juego A en todos los partidos de fútbol conseguimos ganar el título de liga. ¿Perfecto verdad? Ganaste la liga perdiendo únicamente 6 partidos y empatando otros 6. Y visualizando los partidos vemos que de los 20 partidos ganados tuvimos “suerte” en 3 de ellos. Ganas la liga pero en un margen de 7 puntos hay 6 equipos, ha sido una liga ajustada.

¿Vas a gestionar los puntos perdidos o vas a celebrar que ganaste la liga con tu modelo de juego A? ¿Te garantiza éxito para la temporada que viene el Modelo A? O lo que puede ser peor, ¿te garantiza regularidad? Es posible que ganases la liga simplemente por el nivel de tus jugadores.

Imagínate la misma liga con un Modelo de Juego A, con alternativas B y C. Es posible que en los partidos en que tuvimos “suerte” y en los que perdimos o empatamos el resultado fuese completamente distinto. O que en esos partidos en los que el equipo no supo competir, si lo hiciese.

Para mí, el tener alternativas de juego es una oportunidad de crecimiento de nuestro propio modelo de juego.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s