Aprender más y mejor

Cruiff img.jpgLlevo diez años entrenando en  todas las categorías del fútbol, observando las distintas calidades que puede llegar a tener un club o un jugador y al final he llegado a la conclusión de que no tenemos ni idea de que hacer ni de como hacerlo.

¿Qué pasa si digo que estoy cansado de que me vendan motos y que no creo en las planificaciones ni programaciones ? ¿No entiendo de fútbol? ¿Soy mal entrenador?

Aquí va mi opinión personal y espero no faltar el respeto a nadie:

Si necesitas una programación para formar a un equipo de “Infantiles” sea cual sea el equipo y/o categoría, para mí no tienes ni idea de dirigir a un equipo de fútbol. Cuando digo dirigir no me refiero únicamente a las instrucciones en los partidos (que también), sino a planificar tu propia sesión de entrenamiento. Estamos obsesionados con programar toda la temporada con nuestro super excel o nuestro programa de ordenador y nos creemos Guardiolas o Mourinhos por tener multitud de dibujitos y colorcitos en una tabla de excel.

¿Qué pasa con la realidad? ¿Qué pasa con el mundo real? ¿Qué pasa cuando pisamos lo verde?

Incluso planificando una sola semana, no llego a seguir el guión marcado. Y estoy hablando de 3 o 4 sesiones de entrenamiento. ¿Qué son 90 minutos por sesión, de los cuales quizás solamente son 60 los minutos reales de entrenamiento, que vienen a ser 240 minutos de entrenamiento semanales reales (aquellos que tengamos suerte)?

“Voy a realizar una tarea para mejorar el pase”  ¿Qué leches estás diciendo? ¿Y si lo que necesitan es realmente saber jugar al fútbol y no únicamente saber realizar un pase? Últimamente me estoy obsesionando con qué tipo de tareas son con las que los chicos aprenden más, de qué manera progresan más rápidamente, sin preocuparme si mi ejercicio es espectacular de cara al público.  He viajado a los Estados Unidos; me he pasado por los campos de fútbol y me he dado cuenta de que en las tareas perdemos cantidad el tiempo, cuando en realidad, hay que saber dar con la tecla adecuada antes de acertar con dichas tareas. ¿Cómo podemos dar con la tecla? Por ejemplo, los chicos americanos que van descoordinados  en todo momento y que están realizando una tarea a la cual no le encuentran sentido entre miles de conos y movimientos para “mejorar” los perfiles; el entrenador les da descanso para beber agua y se ponen a jugar un partido, es ahí cuando veo a los chicos disfrutar del entrenamiento, cuando realmente están aprendiendo. Si yo fuese el entrenador de ese equipo, esa sería mi tecla, el juego real. Partidos y partidos, hasta que los jugadores mediante correcciones básicas del juego fueran cogiendo unos principios y ,basándome en esos partidos, crearía tareas que se reflejaran directamente en esos partidos.

Creo que llegará el día que dejaremos aparcadas las planificaciones en el fútbol base y la prueba es palpable. Fin de semana de partidos y he visto infantiles de división de honor y falta talento propio, veo mucha organización y mucho trabajo táctico. Veo demasiado miedo al encajar goles y estamos perdiendo el talento de los jugadores. Cruyff lo expone en su libro y tenía toda la razón. Yo a partir de ahora voy a dejar a mis jugadores muchísima más libertad para divertirse y, al fin y al cabo, aprender más y mejor.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s