Señor Pep, es usted un fracasado.

Todo aquel que me conoce, sabe que no me gusta específicamente ningún entrenador pero, si tengo admiración por muchos y de diferentes perfiles. Me gustan muchísimo esos equipos muy trabajados, bien “adiestrados” a seguir una filosofía de juego indiferentemente si las circunstancias ayudan o no.

Champions1

Es muy fácil plantear un partido: Ataques rápidos con el equipo junto y estirado, no agrandamos para dificultar siempre el ataque basado en la posesión de los rivales. En resumen, juntos y a la contra. Pero que pasa cuando el rival es muy flojo en todos los sentidos? El equipo se abre, se crece, empiezan a triangular. Están realizando el mejor partido de la temporada (o no).

Lo difícil, es que tus jugadores sigan el patrón marcado pase lo que pase, sabiendo que el partido que tienen, aunque sea muy fácil, les vale como un entrenamiento más. Siguen creciendo en base a un modelo, a una manera de interpretar el juego (competitivo) que les facilita las correcciones durante la temporada. Si siempre juegas a algo, puedes corregir. Si  juegas a lo que surja, nunca podrás corregir, ya que no habrá “errores colectivos”. Todo habrá salido al azar, el partido habrá ido por un lado o por el otro por la calidad y la interpretación de tus jugadores, pero no por el trabajo realizado durante la semana siguiendo un patrón de juego.

Con el fútbol base pasa lo mismo, vemos a entrenadores interpretando el juego y corrigiendo continuamente a sus jugadores con mil y una instrucción. En mi opinión, a más variedad de instrucciones de un entrenador durante un partido de fútbol, es señal de que todo lo que está indicando no está trabajado. Cuando ves un entrenador ayudando con sus instrucciones basándose en lo que han trabajado, interpreto mucho trabajo semanal detrás. Cuando el entrenador da una instrucción simple y corta pero a la vez muy compleja de interpretar pero el jugador reacciona positivamente, es señal de que el entrenador no está dando una orden. El entrenador está dando un recordatorio al jugador.

Todo este trabajo es muy complicado de realizar, no es llegar a un vestuario con 22 jugadores y convencerlos de que tu idea de juega tiene que ser seguida por todos. No es fácil con un grupo de niños de 12 años; pues no quiero imaginarme, con jugadores que juegan mundiales, que quizás tengas a 3 de los mejores 30 jugadores del mundo en tu plantilla, que el menos cobra tiene cinco ceros en nómina mensuales… Como convences a un grupo de profesionales experimentados? Tienen que arriesgar sus carreras por un entrenador que les dice como van a jugar y por qué?

Pues bien, aquí entra el señor Pep que está entrenando en Manchester. Es un fracasado cierto? El Tottenham de Mauricio lo ha eliminado de la Champions y en la prensa lo pintan de fracaso. Pero no es la primera vez, cada vez que el equipo que el dirige queda eliminado, lo tachan de fracaso. Y yo estoy de acuerdo.

Para empezar éste señor entrenó a la mejor generación que ha tenido el F.C. Barcelona, con los mejores jugadores del mundo en su momento (según la prensa), pero lo dicen después de que lo ganase todo, así que el mérito no es suyo (Pep). No pienso hablar de títulos, por qué al final, ganar, sólo puede ganar uno. No me parece justo para ningún entrenador que sólo se le valore por la victoria y aquí es donde empieza el artículo.

Señor Pep, señor fracasado. Usted hizo jugar a un equipo de fútbol profesional tal y como lo hacíamos los entrenadores de base de cualquier pueblo. Intentando mantener la pelota. Intentando que todos los jugadores fuesen protagonistas en el terreno de juego y dejando atrás esos equipos donde el portero, el central y el punta son los que tocan y actúan directamente en el juego, mientras que los demás tienen que dedicarse a hacerlo bien en todo momento para poder pasar la pelota al delantero (así me enseñaron a mi).  Usted, señor impresentable, hizo que el equipo de su ciudad lo ganase todo, pero no sólo ganase, si no cómo ganaba. Aburría al rival. Nunca nadie había hecho nada semejante en el deporte que conocemos y mucho menos en el deporte de élite. Pero usted fracasó en Barcelona. Por su culpa, el 90% de los equipos de cantera, crecieron futbolisticamente por qué todos intentaban jugar como ese Barcelona, estuvieran acertados o no, lo hacían. Estudié y me formé para ser entrenador, o para intentar serlo y en el curso nos dedicábamos exclusivamente a estudiarle a usted e incluso nos atrevíamos a discutir si lo estaban haciendo bien o no. Se lo puede creer? Yo, que no sabía ni que un delantero podía ejercer de medio. Criticándolo, cualquiera le critica, es usted un fracasado.

Se va a la Bundesliga y vuelve a ganar ligas jugando a un fútbol diferente pero propio. Un fútbol que sólo se atreve a generar usted con otro grupo de profesionales diferentes a los que tenía en Barcelona. Y hace exactamente lo mismo, gana, pero lo que importa es cómo gana. Pero le faltó la Champions League, cierto? es usted un fracasado. Por cierto, me saqué el último título que me faltaba para ser entrenador (sigo sin serlo) y no hacíamos otra cosa que estudiarle a usted, se imagina? de nuevo, un grupo de personas que no sabíamos que los laterales podían jugar por dentro le estábamos criticando de nuevo. Es un usted un fracasado sabe? En cualquier lugar lo están criticando.

Faltó el Manchester, vuelve a marchase a otro equipo plagado de estrellas pero con otro fútbol, otra filosofía de juego. Se adapta, se automoldea y vuelve a generar un fútbol propio, un fútbol de identidad y gana la liga inglesa, pero volvemos a lo mismo. Cómo la gana. Pero llega el Tottenham y por 10 centímetros en la última jugada del partido, queda el City fuera de la Champions. Menudo fracaso cierto?

Ha cambiado totalmente el fútbol en la liga española, todos los entrenadores profesionales han crecido más viéndole a usted, que entrenando por si mismos durante diez años. Ha cambiado la selección española y la selección ganó dos Eurocopas y un Mundial gracias a usted (o por su culpa). Ha cambiado la liga alemana, ha cambiado la selección alemana, está cambiando la liga inglesa y seguramente lo haga la selección también. Pero por diez centímetros, Señor Pep, es usted un fracasado.

 

 


One response to “Señor Pep, es usted un fracasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s